• facebook
  • instagram
  • twitter
  • youtube

Sorrento, Italia

Sorrento, un municipio napolitano

Vista de la ciudad desde el Hotel Plaza

Esta localidad está situada dentro de la ciudad de Nápoles, Región de Campania y se conecta con la Costa Amalfitana por una estrecha carretera que serpentea altos acantilados del Mediterráneo. Viajar desde Sorrento hasta los primeros pueblitos de la Costa Amalfitana toma aproximadamente 1/2 hora en automóvil o 1 hora en el autobús local. En el mapa, Sorrento está ubicado “a la vuelta” de la “Costiera Amalfitana”.

Después de nuestra estadía en Positano, tomamos el autobús local de 1 hora hasta Sorrento aunque el viaje se nos hizo interminable. Para nosotros la experiencia no fue para nada agradable ya que el bus iba repleto y nadie nos dio el asiento aunque íbamos con una niña de 2 años y entre curva y contra curva el efecto nauseabundo pudo más que la belleza del paisaje. El nombre de la empresa es Sitabus.

Una ciudad costera muy activa y con rasgos religiosos

En el corazón de la ciudad se encuentra la Piazza Tasso, es la plaza principal y siempre está repleta de transeúntes. Es un espacio muy colorido debido a las banderas de diferentes países y a las plantas y flores que embellecen el lugar. En la plaza, se encuentran preciados monumentos,  uno de ellos fue elevado en honor al patrono y protector de la ciudad, San Antonino Abate y otro al de un conocido poeta italianoTorquato Tasso, por el cual la plaza lleva ese nombre.

Muy cerca se ubica el centro histórico de la ciudad, el cual aún muestra vestigios de su origen romano como las callecitas estrechas y empedradas, repletas de tiendas artesanales, venta de productos de cuero, talleres de artesanos, souvenirs, limoncellos, gelatos, y bares y restaurantes que resultan ideales para disfrutar de la deliciosa gastronomía itliana: mariscos y pescados, pasta (lasañas), pizzas y su tentadora pastelería (canolis), entre otros.

La temática religiosa está muy presente en las calles de Sorrento, abundan las iglesias, los monasterios y las estatuas de Vírgenes y Santos.

El turismo es el sustento de la economía local. Turistas de todas partes del mundo visitan la hermosa ciudad y los locales también se deleitan con su cultura y sus playas, especialmente durante el verano.

Los habitantes de la ciudad también viven de la agricultura como nueces, uvas, olivos, limoneros, etc. Sorrento es muy famoso por la producción de Limoncello, un licor elaborado a base de limón, alcohol, agua y azúcar. 

Con olor, sabor y color a limón

Recorrer sus callecitas es una delicia, ya que todo está impregnado de olor, sabor y color a limón. En todo momento se percibe la fragancia proveniente de los distintos artículos elaborados a base de éste cítrico: limoncellos, jabones, galletas, caramelos, etc. Por todos lados se destaca el amarillo limón brillante y llama la atención el tamaño de los limones que simplemente están depositados en las veredas como adorno de las tiendas.

El color amarillo brillante, el limoncello y el limón forman parte de la personalidad de Sorrento dándole un sello característico e inolvidable al lugar.

 

Valle de los Molinos

Nuestro hotel estaba pegado prácticamente una especie de castillo abandonado situado en la profundidad de una gran grieta. Se trata del Valle de los Molinos, una rara y solida construcción de piedras del siglo X que ha tomado un aspecto tétrico ya que está abandonada y cubierta por helechos y plantas verdes que proliferan gracias a la humedad del lugar. Durante la noche las ruinas están iluminadas y el paisaje se vuelve más atractivo y misterioso aún.  En sus años de esplendor funcionaron un molino para elaborar harina, un aserradero que poseía la madera con mejor calidad del lugar y un lavadero público.

Mirador: Villa Comunale

Bastante cerca de la Plaza Tasso y del centro de la ciudad está la Villa Comunale. Es un parque público con hermosos y floridos jardines ubicado sobre un acantilado con preciosas vistas del Golfo del Mediterráneo, del Vesubio y de Playa Marina Piccola.

 

Ascensor Villa Comunale

El descenso y/o ascenso de manera gratuita a la playa, se realiza caminando a través de unas escalinatas, pero también existe la posibilidad de tomar un ascensor ubicado en la Villa Comunale, aunque haya que pagar para eso.  El servicio no es caro y es una buena alternativa para personas con discapacidad, ancianos, bebés o niños.

Playas: Marina Piccola y Marina Grande

Playa Marina Grande

 

Al revés de como sus nombres lo indican, la Marina Grande es el puerto y la playa más pequeño de Sorrento, también es la marina más antigua. En cambio, Marina Piccola es más grande y presenta más movimiento de embarcaciones y de gente.

Ambas playas son de arenas oscuras debido a su origen volcánico, acentuando más su contraste con el turquesa del mar

No pudimos bajar a la playa Marina Piccola porque estaba muy ventoso, pero nos deleitamos con sus hermosas vistas desde lo alto de la Villa Comunale.

Marina Piccola

 

Marina Grande

 

Por el contrario, al día siguiente pudimos caminar hasta la playa Marina Grande, allí comimos una lasaña excelente en uno de los restaurantes ubicados al lado del mar.

Ambas playas presentan bares y restaurantes con vistas increíbles del Mediterráneo.

 

 

 

Marina Grande

 

Sorrento con bebés y/o niños

Para bajar a la playa en Positano hay muchas escaleras y no existen los ascensores, en cambio, en Sorrento sí se puede bajar y/o subir a las playas a través de un ascensor ubicado en la Villa Comunale.

 

Comparado con Positano, Sorrento es un mejor lugar para viajar con bebés y niños ya que cuenta con algunos espacios verdes y varias calles peatonales que brindan mayor tranquilidad y seguridad a la hora de transitar por ellas.

El autobús local de la empresa Sitabus es una opción muy económica para moverse desde Sorrento hacia el resto de las localidades vecinas. Pero hay que tener en cuenta que siempre van repletos especialmente si se viaja con mucho equipaje, bebés, niños, ancianos o personas con discapacidades.

 

Sorrento es una localidad costera bellísima para recorrer y para disfrutar en toda época del año y para guardar en la memoria el olor, color y sabor a limón y limoncello.

Imperdible!